sábado, 6 de octubre de 2007

We are the champions

Sorprendió al mundo. ¿O no? Todo depende de cómo se lo mire.
Aquellos que no siguieron la evolución que experimentó Inglaterra con el regreso de su pateador, Johnny Wilkinson, tal vez les parezca una sorpresa.
A los que consideraron que con el regreso del apertura, el equipo levantó, este triunfo exiguo, trabajado, con sabor a poco si se quiere, no les habrá resultado extraño.
En realidad no sorprende que Inglaterra, los campeones del mundo hasta ahora, juguen en el nivel que desmostraron. Y otra cosa: jugaron no sólo tácticamente bien, sino que lo hicieron de una manera fría y calculadora. Se "mataron" en denfensa y aprovecharon lo más que pudieron los errores rivales para llevarse una sufrida victoria.
La diferencia, la clave del partido pasó por el pateador. Sin duda. Wilkinson fue muchísimo más efectivo que Stirling Morlock (2/5)
En el Stade Vélodrome de Marsella hubo un sólo ganador gracias al botín de la figura de los hombres de la rosa y goleador histórico de los mundiales.
Australia llegaba confiado tras una buena rueda preliminar. Ytal vez esa fue su perdición. Porque Inglaterra, que llegaba con pocas luces, se despertó cuando realmente comienza el Mundial.
Puede que este sea un mensaje para Los Pumas. Todos los jugadores argentinos reconocieron que esa puede ser su perdición. Ganar el partido antes de jugarlo, tal como le sucedió a los australianos. Espero que ahora David Campese tenga motivos para seguir entretenido y ver el rugby que le gusta.
Los Wallabies llegaron al try gracias a Lote Tiquiri, a los 33 minutos, tras recibir de Stirling Mortlock. Al descanso se fueron 10-6 en favor de Australia.

Aquí cambió de táctica el técnico inglés y se refugió en su defensa para que no le hicieran más puntos y cada vez que pasó al campo rival, trató de volver con puntos. De esta forma lo dio vuelta.
Los australianos tenían atrangantado el drop de Wilkinson en la final del 2005 e intentaron varias veces sumar por esa vía pero no concretaron. Sin embargo el inglés, los ponía cada vez más lejos del pase a semifinales.
Sobre el final, Morlok tuvo la oportunidad de dar vuelta el partido pero su disparon, lejos de ser efectivo, sentenció a Australia a quedarse otra vez con las manos vacías.
Me gustaría saber qué dirá Campese.

Perlitas: Inglaterra alcanzó por cuarta vez las semifinales de la Copa del Mundo. Lo había logrado en 2003 (fue campeón), en 1995 (terminó cuarto) y en 1991 (subcampeón). En 1987 (ante Gales) y en 1999 (contra Sudáfrica) había caído en los cuartos de final.
El pie de Wilkinson. A pesar de que falló tres penales y un drop, fue la figura del partido, porque con cuatro penales anotó todos los puntos de Inglaterra y alcanzó los 234 puntos para ser el máximo anotador de los mundiales, superando la marca de 227 del escocés Gavin Hastings.

La peor actuación. Por segunda vez en su historia, en seis Copas del Mundo disputadas, Australia cayó en cuartos de final. La última vez había sido en Sudáfrica 1995, cuando también perdió ante Inglaterra por 25 a 22. Además, los australianos habían ganado los dos Mundiales disputados en Europa (1991 y 1999); en 1987, los Wallabies fueron cuartos y, en 2003, cayeron en la final ante el equipo de la Rosa.

1 comentario:

alvaro dijo...

y venimos de sorpresa en sorpresa, espero que mañana no sea asi y se den las logicas..jeje
un abrazo


Más información en www.rugbytucumano.com.ar