martes, 13 de mayo de 2008

Apriete francés

Sonrisas y más sonrisas de ocasión para la reunión Bernard Lapasset. El viernes se sabrá si la IRB continúa con el apoyo económico.

Es simple: o cambian y se ponen de acuerdo en reformar el estatuto o no hay guita. No hay otra. Ese fue el contenido del mensaje que llegó desde la International Rugby Board.

"La Argentina recibirá 4 millones de libras (unos 8.000.000 de dólares) en un período de tres años una vez que finalice su reestructuración gubernamental y organizativa" , llegó la comunicación desde Dublín. La noticia tomó por sorpresa a las autoridades argentinas, que desmintieron tajantemente la información.

En esto están comprometidos nuestros jugadores (Bettolli, Núñez Piossek, Lagarrigue, Barrera Oro, Carlos Cáceres,Ascárate y Guzmán, quienes están designados para un equipo nacional y Dino Cáceres, convocado para integrar el seleccionado Seven en los últimos circuitos) ya que parte del dinero que la IRB destina a la UAR se aplica a estos viaticados.

"La reforma de nuestro estatuto no tiene nada que ver con el aporte de los fondos de la IRB. Sería mejor modificarlos para cumplir con algunos requisitos solicitados, pero no impide el envío de dinero. Tengo la prueba de que algo de la plata ya nos fue entregada", sostuvo Porfirio Carreras, presidente de la UAR como intentando desmentir que exista algún condicionamiento para ese dinero.
De todas maneras la visita de Bernard Lapasset, el titular de la IRB quien ya se encuentra en Buenos Aires, supone un digno apriete para las autoridades argentinas.

Lapasset tiene previsto brindar una conferencia de prensa sólo el viernes, después de interiorizarse más de la situación y de reunirse con Carreras y los dirigentes de todas las uniones del país.
Hace un tiempo, la IRB aconsejó a la Argentina reformar sus estructuras de gobierno para que, entre otras cosas, su unión esté amparada para contar con un seleccionado profesional y con un gerente general o CEO, una figura necesaria para auditar y administrar los fondos que enviará el organismo. Además, el gerente sería quien lleve a cabo las directivas que bajarán desde el consejo directivo de la UAR.
No existe un tiempo límite para designar al gerente general, pero la UAR ya inició la búsqueda mediante una convocatoria que se hizo a través de los medios de comunicación. Habría más de 90 aspirantes al cargo.
Hace 12 días, en Dublín, Hugo Porta y el consejero de la UAR, Ricardo García Fernández, presentaron ante la IRB el plan estratégico para aggiornar las estructuras nacionales a los latidos de la modernidad. Explicaron ante las autoridades del organismo la metodología y cómo piensan implementar el cambio en el país. Ambos dirigentes regresaron del cónclave eufóricos, considerando que la IRB aportaría una cifra millonaria para el desarrollo del rugby en la Argentina, más allá de la truncada reforma de las estructuras de gobierno por las diferencias entre las uniones del interior y Buenos Aires.

La relación de la Argentina y la IRB casi siempre fue una historia de desencuentros. Durante la anterior administración, a cargo del irlandés Syd Millar, hubo constantes cortocircuitos.
Se intuyó que todo cambiaría con Lapasset, ya que el francés mantuvo siempre un cordial vínculo con las autoridades de la UAR desde su época de presidente de la Federación Francesa. De todos modos, la visita de Lapasset simboliza un gesto. Tal vez su llegada a Buenos Aires sea el primer paso hacia la metamorfosis por la que lucha el rugby argentino.

Antes del mundial

2 millones de dólares es la suma de dinero que recibió la UAR por parte de la IRB durante los últimos tres años. La cifra es mucho menor de lo que percibiría ahora, ya que la Argentina era considerada un país en desarrollo y no cobraba como miembro del Tier 1. La UAR recibía 660.000 dólares, como Canadá y Japón, pese a estar entre los diez mejores del ranking.

Después del mundial

8 millones de dólares es la suma de dinero que recibiría la UAR por parte de la IRB en un período de tres años (2009-2011).

  • 3 millones en concepto de fondos que no fueron utilizados durante el período 2006/08.
Por Nicolás Balinotti
De la Redacción de LA NACION

1 comentario:

Julio Coronel dijo...

Obvio, voto por el sí. Estos hombrecitos de cigarro con boquilla y bastones hace rato que dejaron el rugby. Sólo hacen sociles en una reunión de amigos... pero esto es RUGBY.

Saludos


Más información en www.rugbytucumano.com.ar