viernes, 2 de mayo de 2008

El rugby y sus antípodas

El tucumano José Taboada, el porteño Porfirio Carreras y el salteño Ricardo Pasarell reunidos en la UAR.

El resto del país-Buenos Aires (escribiré hasta el hartazgo que Buenos Aires también está en el interior de Argentina aunque muchos piensan que viven en otro lado) ha generado ríos de tinta donde se bañaron aguzados pensamientos y otros, no tanto.
Las líneas escritas por Santiago Roccetti, destacado periodista del diario La Nación, sobre el tema de la reforma del estatuto de la UAR el miércoles pasado fue el disparador de varios encontronazos dialécticos.
Proponemos aquí, luego de la pertinente lectura de la nota de Roccetti, la reflexión de Luciano Carrara, periodista del matutino cordobés La Voz del Interior.
Para nosotros, una acertada visión de la realidad.

Otra visión del conflicto
No me parece que el interior sea el malo de la película.
El rugby argentino padece anormalidades que no se dan en ningún país rugbísticamente desarrollado.

Argentina es el único país que no posee un certamen nacional anual. Sólo esta situación genera una marcada desigualdad entre Buenos Aires y el resto.
No desconocerán que la televisión es la principal fuente de ingresos, directa e indirectamente, de los deportes. En el caso argentino, al no haber un torneo que agrupe a los mejores equipos del país, y sí seis o siete campeonatos en diferentes regiones, la TV (en Argentina ESPN) se inclina por el más fuerte. En este caso el de la URBA.
Por esta razón, el dinero y la promoción, que si hubiera un torneo nacional se repartirían entre todos, van dirigidos únicamente al rugby de Buenos Aires.
Esto le permite a la URBA contar con un presupuesto infinitamente superior al del resto de las uniones, contar con una excelente promoción para aumentar la cantidad de jugadores y mejorar la calidad del juego con continuos trabajos de coaching realizados por profesionales rentados, etc, etc.
Pero, ¿es culpa de la URBA esta situación?. Seguramente sí.
El ente que debe articular la competencia es la UAR, que está formada en sus principales cargos, y a lo largo de la historia, por dirigentes de Buenos Aires. Obviamente, nunca hubo una propuesta para modificar esta realidad. Y si la hubo, provino del interior y fue rápidamente desechada.
En su columna en La Nación, el colega Santiago Roccetti expresa que Buenos Aires nunca hizo abuso de su poder.
La URBA tiene uno de los torneos más extensos del planeta. Las ligas de los países más exitosos no superan los 14 equipos. Top 14, Guinness, Súper 14, Currie Cup y torneo provincial neozelandés. Esto les da la posibilidad de jugar muchos torneos al mismo tiempo.
El torneo de Buenos Aires tiene 24 equipos y sólo puede ceder cuatro fechas en el transcurso del año para jugar el Nacional de Clubes. Las dos restantes se deben jugar cuando finaliza su torneo. Esto sin tener en cuenta en muchos casos sus equipos van con suplentes.
El Campeonato Argentino, que debería ser el más fuerte del país, se juega a cinco fechas y en pretemporada. Esta también es una decisión de la URBA, que sostiene que sus jugadores terminan agotados y sin fuerzas para jugar un Argentino a fin de año.
A esto se suma el Argentino juvenil, donde la URBA amenazó con no jugarlo si se hacía más extenso de cuatro fechas.
La idea no es terminar con la URBA. Es que la UAR permita que el interior crezca y que obtenga un sistema de competencia similar a los equipos de Buenos Aires.
Esto se intentó realizar con la organización del torneo del Interior, donde se agrupaban a los mejores equipos que no fueran de Buenos Aires.
Funcionó muy bien por cuatro años, pero al retirarse ESPN el mismo debía ser solventado por la UAR, y allí llegó el grito de la URBA que no aceptó que se invirtiera una fuerte cantidad de dinero en un torneo en el que ellos no participaban. Conclusión, se terminó el Torneo del Interior.
Todas las decisiones chocan con el 47% de los votos de Buenos Aires y la brecha se agranda año a año.La reforma de los estatutos requiere las dos terceras partes de los votos. Si no es ahora, ¿cuando creen que el interior podrá modificar algo?
¿Quién le asegura al interior que los fondos de la IRB serán destinados a su desarrollo, si han sido ignorados por más de 100 años de historia?
A todos nos entristece que no se hayan reformado los artículos que benefician la inserción de Los Pumas en el mundo profesional. Pero también hay que entender que más de la mitad de los jugadores del país se encuentran en el interior, con carencias que no entran en la cabeza de nadie. Las diferencias son abismales.
La final del Argentino casi se suspende porque Buenos Aires no podía viajar en avión, mientras el mismo fin de semana San Juan hizo más de 1500 kilómetros en ómnibus para jugar con Noreste.
Si realmente es tan importante la modificación de los estatutos, la URBA podría haber propuesto algo relacionado a los votos y no lo hizo. No dejemos de recordar que el que finalmente votó en contra de los cambios fue la URBA. 21 de las 25 uniones votaron a favor y sólo la URBA se opuso. Los estatutos deben modificarse en muchos artículos, no sólo en lo referente al rugby profesional; no sólo los que la URBA cree conveniente cambiar.
Este análisis lo hago sin tener en cuenta que nunca hubo en la UAR un presidente del interior, que salvo Petra, Paganini e Imhoff todos los entrenadores del seleccionado nacional han sido de Buenos Aires. Que puedo contar con los dedos de una mano las veces en las que un entrenador de Los Pumas fue a ver un partido al interior donde no participara un equipo de Buenos Aires, etc, etc.
Tampoco subestimemos a Tucumán, que con un presupuesto ínfimo y con menos del 10% de jugadores que Buenos Aires, monopolizó los campeonatos argentinos del ‘85 al ‘93 y mete 10 mil personas cada vez que juega su seleccionado. Que tenga problemas con los árbitros es algo que deberán solucionar, pero no involuciona.
Espero que esto se solucione, porque igual que a ustedes, me duele que el esfuerzo hecho por los jugadores se diluya en los escritorios. Pero también me duele, de la misma manera, la falta de atención de los dirigentes de la UAR y de la URBA hacia el interior. El éxodo de jugadores tucumanos, cordobeses y mendocinos a clubes de Buenos Aires no es por estudio o trabajo, sólo a jugar al rugby por un mísero sueldo y mayor vidriera.

1 comentario:

alvaro dijo...

yo me pregunto, que pasaria si se produce un "cisma" dentro de la UAR y e linterior decide formar su propia Union Argentina??? que haria Buenos Aires en soledad??? contaria con el apoyo de la IRB???...es tan descabellado pensar en algo asi???
En definitiva la URBA es quien manda, se puede ver claramente en cosas tan simples como su pagina oficial en internet, mucho mas completa que la de la UAR; "nuestros" pumas es en realidad un seleccionado de porteños que juegan en Europa reforzado por 4 o 5 jugadores del interior que tambien juegan en Europa; y ahora la nueva moda de ir a jugar a la vidriera que es el campeonato de la URBA.
un abrazo!

p.d: seria interesante saber que piensan los especialistas en el tema de todo el pais, algo asi como hiciste para la final del aregentino.


Más información en www.rugbytucumano.com.ar