sábado, 24 de mayo de 2008

Cardenales, una maquinita

El maul de Cardenales, un arma bien utilizada y letal para la visita.

Como en los mejores tiempos de La Naranja, Cardenales no tuvo piedad con Pueyrredón y se lo llevó puesto en el debut del Torneo Nacional de Clubes al derrotarlo por 55 a 13, victoria que consiguió gracias al gran partido de sus delanteros.

Para regodeo del periodista de ESPN, Alejandro Coccia, Cardenales fue "meta maul, nomás" ante los porteños que fueron taladrados constantemente, bien llevado por Juan Pablo Lagarrigue y compañía. Esta faceta del juego fue un problema sin solución para Puey que no consiguió frenar nunca un avance del local y mucho menos los tries que vinieron por ahí.
Por esa vía el local logró dos tries (uno de Jorge Rodríguez que abrió el partido y el otro de Pablo Varela sobre el final de la etapa) en el primer tiempo que minaron la poca resistencia que opuso la visita en esta etapa. El último, fue un golpe de NKO para la visita.

Apenas comenzado el partido, Germán Núñez avisaba que con su pie, no iba a dar tregua tanto para la patada táctica como para convertir los puntos necesarios. A los 5' ganaba 3 a 0.
Pero Cardenales lo buscó a Pueyrredón jugándole "a la tucumana". El primer maul armado, parejo y bien empujado, terminó en try de Jorge Rodríguez.
La presión del local logró sus frutos apenas en la salida de Pueyrredón, para que un velocísimo Germán Núñez apoyara bajo los palos tras correr pegadito al line.
Se hacía todo fácil para el local y mucho más, después de que Juan Pablo Lagarrigue aprovechara un mal lanzamiento del hoocker visitante en sus propias 25 yardas y se fuera casi sin oposición en búsqueda del in-goal. Había pasado menos de media hora y Cardenales ganaba por 25 a 3.
Pero no sólo fue "meta maul", Cardenales. No se confunda estimado lector. El conjunto tucumano fue muy superior a su rival en el scrum, en los lines y si no fuera por cierta descoordinación, diría que también en los rucks. Pueyrredón hizo lo que pudo en esta primera etapa porque nunca tuvo la pelota para jugar y cuando lo hacía, lo asfixiaba la presión que proponía el local. El parcial de 32 a 3 habla a las claras sobre el rendimiento de uno y otro equipo.

Para la segunda mitad, Cardenales bajó el ritmo, se tomó un descanso y le cedió la pelota a Puey para que se haga cargo del juego. Los muchachos de B.A. estaban un tanto desconcertados pero se daban ánimo y entre ellos decían que se podía.

Había que ver qué proponía la visita con tantas pelotas para jugar. Lo hizo, o al menos lo intentó, de todos lados. Moviendo la pelota de aquí para allá, esperando el hueco para filtrar su gente que nunca encontraba. Fueron casi quince minutos de ritmo infernal, aplacado sólo por dos penales (convertidos uno por bando) hasta que Alejandro Corizzo se filtró por la defensa y corrió más de 40 yardas para asentar bajo los palos. Pero fue un momento nada más porque la concentración volvió a los jugadores locales y Nicolás Odstricil coronaba sobre la bandera un buen movimiento de sus tres cuartos que había comenzado con un arranque demoledor de Jorge Rodríguez.

No quiso más Puey. Se cansó de ir y chocar contra una pared. El resto de los minutos fueron sólo para que Cardenales aumentara el marcador con otro penal de Germán Núñez, otro try de Juan Pablo Lagarrigue y un try que Luciano Rodíguez (volvía a ponerse la camiseta purpurada tras su paso por Italia) apoyó bajo los palos luego de sacarse la marca de encima con un movimiento elegante. También para que el árbitro santafecino Martín Rodríguez, de buen desempeño, mostrara un par de amarillas.

Fue un triunfo aplastante y gratificante para este grupo de jugadores que "conoce sus limitaciones y las explota", como dijo Jorge Rodríguez en este blog hace unos días.

Y vaya si lo hace.

Síntesis
Cardenales:
Sebastián Jorge (Campbel), Ramón Vidal (Saez) y Martín Leiva, Juan Pablo Lagarrigue, Pablo Varela (capitán); Jorge Rodríguez, Javier Rivero (M.Rodríguez), Juan Simón (Jerez); Marcelo Peñok (Billone), Javier Mirande (L.Rodríguez); Marcos Véliz, Nicolás Odtricil, Fernando Terrera, Mauro Gelsi; Germán Núñez.
Entrenadores: César Ponce y Maximiliano Odtricil

Pueyrredón: Javier Ochoteco (Pérez Sánchez), Federico Rodríguez (capitán), Mauro Scandalari (Di Santo); Gonzalo Díaz Servidio, Leandro Rodríguez Galanes; Bernardo Malone, Javier Varde, Alejandro Campos; Napoli Carlos (Agustín Filip), Luis Balfour; Franco Filip, Sebastián Deira, Alejandro Corizzo, Carlos Nápoli; Pablo Balfour.
Entrenadores: Julio Lachavanne y Gonzalo Baeck

Tantos: Primer tiempo: 5’ penal Núñez (C), 20’ Try de J. Rodríguez (C), 21’ try de Núñez convertido por él mismo (C), 26’ penal de L. Belfour (P), 28’ try de Lagarrigue convertido por Núñez (C) y 40’ try de Varela convertido por Núñez (C).
Parcial: Cardenales 32, Pueyrredón 3.
Segundo tiempo: 1’ penal de L. Belfour (P) 12’ y 30’ penales de Núñez (C), 16’ try de Corizzo convertido por Belfour (P), 24’ try de N. Odstrcil (C), 38’ try de Lagarrigue (C) y 42’ try de L. Rodríguez convertido por Núñez (C).
Incidencias: sin bin, Felipe Billone (C) y Javier Varde (P)
Final:
Cardenales 55, Pueyrredón 13.
Árbitro: Martín Rodríguez (Santa Fe)
Cancha: Cardenales

¿Porqué ganaron Chicho?


1 comentario:

alvaro dijo...

excelente cobertura del partido Horacio.


Más información en www.rugbytucumano.com.ar