sábado, 1 de marzo de 2008

Tucumán arrancó bien

Carlos Cáceres, de excelente labor, aguanta el tackle rosarino (Foto: Gerardo Irachet)

Tucumán arrancó con el pie derecho en su debut en el Torneo Argentino ante un difícil rival como siempre lo fue Rosario. Ayer le ganó por una diferencia que nadie esperaba antes del partido: 40 a 11 fue el resultado final.
Y digo nadie esperaba porque hasta el más entendido en rugby podría esperar que Rosario, ciudad de varios Pumas, no le haga ni siquiera cosquillas a la Naranja.
Sí, lo inquietó. Sólo cuando nuestros chicos, agobiados seguramente por el intenso calor (casi 32 grados, una locura jugar a la hora que lo hicieron), bajaron un poco el ritmo y fue momento para el try de descuento. Claro, ya iba más de media hora del segundo tiempo y la diferencia en ese momento era 33 a 6. Paliza.
Por eso es que me atrevo a decir que nadie esperaba un Rosario tan timorato, con tan poco juego y casi sin propuestas. Uno de los técnicos, en una nota matutina para una radio, le había dicho a los periodistas "pongan los suplentes que nos ganan igual". En ese momento pareció más una broma, una chanza pero resultó premonitorio.
El equipo Ñandú le jugó de manera inteligente a Tucumán los primeros minutos, pateando a las espaldas de los wingers y eso descolocó a los jugadores tucumanos. No encontraban la pelota y en su afán de recuperarla, cometían penales peligrosos. Inconductas que en otro partido, por otra fase, podrían ser letales.
Rosario se adelantó en el marcador y facturó los errores locales y se imponía a los 25 minutos de juego por 6 a 5, luego de un try de Gabriel Pata Curello que apenas si trajo alivio a los espectadores (que respondieron bien a pesar del calor). Encima de todo, Gabriel Ascárate no la embocada ni con los penales ni con la conversión.
Por eso fue muy festejado el try de Sebastián Ponce (foto), cerca del final de la primera etapa, en una excelente jugada de los backs pero que comenzó con la penetración de los delanteros. Conversión y a descansar con la ventaja que daba el 12 a 6.
"Hay que someterlos. Nos juntamos y los sometemos", fueron las palabras de Ricardo Le Fort en el entretiempo. Sabía que la diferencia era poca pero también que Rosario no tenía piernas (venía, además, de viajar casi diez horas. Llegaron al mediodía) y que no aguantaría el ritmo.
Se cumplió en los 25 primeros minutos del segundo tiempo: con tres tries seguidos Tucumán sacó la diferencia que le permitiría regular lo que quedaba del partido.
La jornada agobiante, hizo que el árbitro (de cuestionada labor para mi gusto, sin personalidad) suspendiera en dos oportunidades el partido para que se refresquen los jugadores.
Una arremetida de Felipe Betolli abrió el camino en el segundo período para consolidar la victoria. Se lo veía a Tucumán sólido, sin fisuras, teniendo el control del partido y la pelota.
Le siguió un try penal para aumentar las diferencias luego de ganar un scrum, batalla que sólo propuso Rosario en el primer tiempo. Después, fueron ampliamente superados.
Los espacios para que atacara la Naranja se abrían con mayor facilidad y por los tres cuartos se generó una de las mejores jugadas del encuentro que coronó Gabriel Ascárate asentando un try casi sobre la bandera. El centro de Natación se destacó porque fue quien permanentemente quebraba la línea de ventaja con su potencia en espacios cortos. Tal vez le faltó comunicación y acompañamiento al jugador de los Pumas 7's. Igual, Tucumán podría haberlo liquidado mucho antes (hubo una jugada de Sebastián Ponce con sombrerito incluido pero hizo knock on en el in goal) pero por errores de decisión y manejo de pelota no se llegó a la definición.
Igual, la gente y los jugadores sabían que el partido, a diez minutos del final, estaba terminado.
El descuento de la visita llegó tras varios intentos por penetrar la defensa local. Así el marcador quedaba 33 a 11 y parecía que todo terminaría allí.
Faltaba la frutilla del postre. El try del gran capitán, Gabriel Pata Curello, incansable luchador entre los cinco primeros, y que Gabriel Ascárate convirtió para darle cifras definitivas al partido.
Fue un buen partido para Tucumán y un buen comienzo porque sumó punto bonus. Pero hay que ajustar detalles. Esos que ante un equipo como Buenos Aires o, sin ir más lejos, Salta (que tiene rápidos contragolpeadores), te dejan con un sabor amargo.

Todos los resultados

Zona Campeonato Zona 1: Buenos Aires 39– Cuyo 0; Córdoba 22- Mar del Plata 13 (4-0)

Zona 2: Tucumán 40 – Rosario 11 (5-0); Santa Fe 0– Salta 3 (1-4)

Posiciones: Zona A: Buenos Aires 5; Córdoba 4; Mar del Plata y Cuyo 0.

Zona B: Tucumán 5; Salta 4; Santa Fe 1; Rosario 0.

Zona Ascenso:
Santiago del Estero - La Rioja; San Luis – Jujuy; Noreste 48– Misiones 10 (5-0); Entre Ríos 40– Formosa 0.
Tierra del Fuego 14– Chubut 8 (4-1); Lagos – Austral.

2 comentarios:

Julio Coronel dijo...

Buen debut, sobre todo por eso: ser debut.

Doble Doble V dijo...

Bien ahí! A no dejar agrandar a los salteños ahora...


Más información en www.rugbytucumano.com.ar